Clausura de la Visita Pastoral a nuestro Arciprestazgo y parroquias

sábado, 1 de febrero de 2014



El pasado sábado 25 de enero tuvo lugar en el templo parroquial de Bernardos la misa de Clausura de la Vista Pastoral que nuestro Obispo D. Angel Rubio ha realizado a las 44 parroquias de nuestro Arciprestazgo. Han sido casi cuatro meses de reuniones y celebraciones, de encuentros y revisiones con todos los grupos más representativos de nuestro arciprestazgo: consejos, catequistas, grupos de liturgia y de caritas, niños, adolescentes y jóvenes, profesores de religión. D. Angel ha querido también visitar a nuestros ancianos y enfermos, residencias, colegios e institutos de nuestra geografía comarcal. Ha sido una visita muy completa, un gran esfuerzo de todos, pero sobre todo de nuestro Obispo, que aunque tiene cerca de 75 años, hace grandes esfuerzos por acercarse y conocer de cerca la situación de nuestras gentes y de nuestras comunidades cristianas.
En este poco tiempo que lleva entre nosotros, nuestro Obispo se ha pateado el arciprestazgo en dos ocasiones. ¿Hay algún líder político que pueda conocer tan de cerca a nuestros pueblos?. Esto no sale en la prensa, pero ahí está, para afirmar una vez más, que el bien hace poco ruido, y que la iglesia sigue estando cerca de nuestro pueblo, y no precisamente para pedir el voto. 

Es por lo tanto muy meritorio todo lo que nuestro Obispo y nuestras gentes han realizado a lo largo de estos cerca de cuatro meses, una siembra que ha de continuar, un encargo y misión que se ha de trasmitir, una Buena Noticia que nuestro Pastor y Obispo, nos ha dejado para ser vivida y difundida. 

En la celebración de Clausura, la presencia de nuestra Upa Coca quedo reflejada en los 15 adolescentes y jóvenes que allí acudieron en respuesta a la llamada que D. Angel les ha realizado a lo largo de este tiempo. Además de estos adolescentes se desplazaron a Bernardos numerosas personas de nuestros 5 parroquias. 

Quiera Dios que esta visita haya calado en nuestros corazones y que tanto esfuerzo no caiga en saco roto. Hasta la próxima querido D. Angel, gracias por sus palabras de aliento, por su escucha y por su oración y bendición a favor de nuestras gentes.