El Corpus Christi y Cáritas

viernes, 8 de junio de 2012


En nuestro acervo cultural estas dos palabras seguro que tienen un significado grande o pequeño, amplio o reducido, significativo o indiferente. Para el pueblo cristiano estas dos palabras guardan una relación muy estrecha. El Corpus Christi no es solo una fiesta colorista, floral y de niños de primera comunión, es algo más: la presencia real de Jesús en la Eucaristía, en nosotros mismos y en nuestro mundo a través nuestro. 
Pero esta presencia se hace aún más real en la pobreza, la necesidad, en el prójimo más débil y desamparado, de ahí la relación de esta solemnidad con Cáritas, que es el alma solidario y encarnado de la Iglesia y todos los que la formamos con la realidad más pobre y necesitada de nuestra sociedad. 
Cristo se hace presente de forma privilegiada y para nosotros en la Eucaristía bajo la forma de pan y vino, que se convierten en su Cuerpo y Sangre por obra gratuita de su AMOR. Y también se hace presente en todo prójimo pero especialmente en el prójimo más desamparado. 
Cáritas es el organismo de la Iglesia Católica que trata de recordarnos esto y además de poner en marcha y organizar nuestra solidaridad permanente con el más necesitado. Es mucha la urgencia en estos momentos de crisis, pero más grande es el compromiso y la misión que tenemos los cristianos para con nuestro mundo si queremos ser fieles al mandato de Jesús. 


Tenemos mucha suerte de contar en Coca con una pequeña Cáritas parroquial que hace lo que puede y trata de estar al servicio de los demás con espíritu humilde. Este grupo de mujeres, otra vez mujeres y solo mujeres, llevan años con el servicio del ropero, del puerta a puerta y ahora de los alimentos, jornadas solidarias, semanas de sensibilización, campañas de recogida de alimentos para el tercer mundo y un sinfín de pequeñas aportaciones y atenciones con nuestras gentes. 
Con humildad queremos haceros participes de nuestros pequeños logros y de nuestra preocupación por el momento actual. Ayudemos al que ayuda, intentemos compartir unos con otros, perdonemos los errores de unos para con otros y tratemos de construir pueblo, no de destruir. Solo así seremos felices y estaremos haciendo lo que Dios nos manda. 
En las imágenes el pequeño despacho y almacén que tenemos en Cáritas, recientemente actualizado y acondicionado. Muchas gracias a todos y especialmente a nuestros socios de Cáritas en Coca, más de una treintena de personas que colaboran mensualmente con su aportación. Gracias y que Dios os bendiga y nos proteja a todos. 

Grupo de Cáritas parroquial de Coca