Restauraciones en la Parroquia de Coca (Segovia)

domingo, 22 de enero de 2012

Artículo del restaurador Felipe de Frutos Illanas

Antes y después en la restauración de la imagen de San Roque

Tres han sido las imágenes que se han restaurado en la parroquia de Coca, Ntra. Sra. del Carmen, San Roque y Ntra. Sra. del Pilar.
Aunque bien es verdad que no todas tienen la misma calidad en cuanto a la ejecución artística de la escultura, hay que tener en cuenta que todas estas imágenes se crearon con la finalidad de mover a la devoción y a la piedad de las gentes.
Tanto los que costeaban la imagen (mecenas), como el propio artista que la talló, actuaron movidos por la fe y por una religiosidad que intentaron transmitir a través de sus trabajos plasmados en estas obras de arte.
Una obra que no transmite ninguna emoción, no tiene sentido, esto lo podríamos aplicar a cualquier obra, máxime si se trata de una obra religiosa, como en estos casos que nos ocupa que se crearon para tal fin.
Cuando se tiene en las manos obras de este tipo, la responsabilidad es grande, pues con estas intervenciones puedes acrecentar o al menos restablecer las características que hacen que la obra vuelva a tener el sentido para el que fue creada, y que como anteriormente se expuso no es otro que promover la devoción y la oración a parte de provocar admiración al que la contempla.
Con el uso cotidiano a que se ven sometidas, (procesiones, limpiezas, humos de velas etc), estas imágenes van sufriendo un deterioro progresivo a lo largo del tiempo. Con el fin de reparar esta erosión y con la mejor intención, muchas veces se interviene en las imágenes dándolas manos de pintura u otras intervenciones poco o nada afortunadas pero siempre bien intencionadas a reparar o frenar su deterioro.
En los casos que nos ocupan, tanto Ntra. Sra. del Carmen como San Roque, estaban cubiertos por sendas manos de pintura plástica que tapaban los restos de la policromía original.
En su restauración, la primera intervención fue encaminada a retirar esta pintura adicional ajena a la obra.
Una vez limpia la imagen, quedaron al descubierto los restos de la policromía original, que si bien estaba muy deteriorada y en la mayor parte de las zonas prácticamente perdida, sirvió para rehacer en lo posible la policromía de la imagen, valiéndonos de los restos de estofado y cenefas que al estar en los pliegues de túnicas y mantos se salvaguardaron de la erosión por estar menos expuestos, y así configurar una policromía lo más cercana a la original.
Los procedimientos y técnicas utilizados en su restauración son los mismos que se utilizaron en los siglos XVI, XVII y XVIII.
En cuanto a la policromía se emplearon pigmentos y tierras aglutinadas con colas naturales.
Para los dorados se utilizaron también las técnicas antiguas del dorado al agua, con oro fino de 22 quilates y bruñido con piedra de ágata, lo que nos permite elaborar los estofados con mayor calidad,
Los resultados obtenidos pienso que han sido satisfactorios, al devolver a estas piezas de imaginería el aspecto más aproximado posible al que tuvieron en su origen, para que puedan seguir desempeñando la función para la que fueron creadas y los ciudadanos tanto de Coca como sus visitantes puedan disfrutarlas.
Enlace a los detalles de las tallas restauradas: