Semana Santa en Coca 2011

lunes, 11 de abril de 2011

VIERNES DE DOLORES, 15 de ABRIL:
Pregón de Semana Santa............................... 7:00 tarde
DOMINGO DE RAMOS, 17 de ABRIL:
Procesión y Eucaristía............................ 1:00 mediodía
JUEVES SANTO, 21 de ABRIL:
Cena del Señor............................................. 7:00 tarde
Procesión.................................................... 9:00 noche
Hora Santa................................................. 11:00 noche
VIERNES SANTO, 22 de ABRIL:
Laudes..................................................... 9:00 mañana
Vía Crucis............................................... 12:00 mañana
Oficios.......................................................... 7:00 tarde
Procesión..................................................... 8:00 tarde
SÁBADO SANTO, 23 de ABRIL:
Procesión con la Dolorosa........................... 9:30 noche
Vigilia Pascual y Bautismos....................... 10:30 noche
DOMINGO DE RESURRECIÓN, 24 de ABRIL:
Encuentro, Procesión y Eucaristía .........12:00 mañana



Coca, Jueves Santo, 1650


El más absoluto de los silencios dominaba la nave de San Nicolás. El clérigo de San Justo y Pastor había concluido los Santos Oficios y doce de los hermanos cofrades de la Santa Vera Cruz habían participado en el Lavatorio, celebrado en el pequeño ábside románico presidido por el enorme crucificado.

Los hermanos de luz, con sus hachas encendidas, las únicas que rompían la oscuridad de la fría y negra noche del Jueves de la Cena, habían salido a la calle, en dos filas paralelas, precedidos por el pendón verde y el muñidor con sus esquilas. Tras ellos, los hermanos de disciplina se habían colocado entre los de luz, dispuestos a derramar su sangre, como un día hizo el mismísimo Hijo de Dios, mientras esperaban la salida de las cruces de plata, portadas por clérigos vestidos con sobrepelliz; finalmente la Cruz verde con el relicario que contenía en su interior veras astillas de la Cruz de Cristo.

Después, lentamente, el pendón guió por la calle de las Canongías el paso de la hermandad. No es difícil estremecerse al imaginar, en calle tan angosta, el sonido de los flagelos desgarrando las espaldas.

Bajo el arco de la Puerta de Segovia la Vera Cruz se encontraba, una vez más, con el Calvario que tres o cuatro siglos antes había sido pintado para que todo aquel que abandonase la villa no olvidase la Redención. A continuación y ya fuera del recinto amurallado, la Cruz de piedra buena de Cardeñosa, construida por orden de Setién, uno de los más insignes cofrades y muerto hacía solo una década, servía de testimonio a todos los hermanos de su obligación de honrar la Pasión.

En el camino de la Nava, la primavera acotaba la senda con su verde, que tornaba oscuro en la penumbra de las luces de cera. A lo lejos, los Hermanos Franciscanos esperaban en la puerta de su templo, el convento de San Pablo, preparados para custodiar la Santa Cruz, como ya hicieron en Jerusalén con los Santos Lugares en aquellos tiempos de los Cruzados.

Al lento paso del guión, la Cruz Verde llegó hasta el crucero de la iglesia franciscana, posando frente al altar de madera. La plática del hermano franciscano, en la cual arengó a los cofrades sobre la labor de Salvación que en la Noche de la Cena realizaban, dio paso al papel de estraza que tapaba las heridas, al sebo y al vino. La Cruz había vuelto a recorrer su camino, de San Nicolás de Coca a los Santos Lugares Franciscanos de Jerusalén.

Victor Manuel Cabañero Martín